5 datos imperdibles de campings en Chile

Desde que era muy chica, exactamente desde los 10 años y hasta los 22/23 años, las vacaciones familiares de verano fueron siempre en camping. Mis papás eran super aperrados (mi hermana Romi tenía 3 meses cuando fue la primera vez)  y junto a un grupo grande de primos y tios, nos íbamos sagradamente 15 días en febrero a acampar a Playa Blanca (hay mil Playa Blancas en Chile 😂 pero este es el que está 20 min antes de La Serena). Primera línea playa siempre, o sea prácticamente el quitasol era tuyo 😂. Y las sillas y toallas quedaban ahí toda la noche. Eran lejos las mejores vacaciones y lo más esperado del año. Para ninguna de nosotras nunca fue problema eso de dormir en saco, directo en el suelo ( admito que con lo años mis papás se volvieron expertos y ya íbamos mega equipados) o tener que comer en platos de melamina y tener que ir caminando con una palangana al lavadero a lavarlos. De hecho, era lo más entretenido y hacíamos siempre turnos para lavar, cocinar y ordenar. En las noches jugábamos cartas, hacíamos bingos, y otros juegos clásicos  y ya en plena adolescencia nos ibamos a la fogata que hacian todas las noches detrás de las dunas.

Eran vacaciones cero pretensiosas, simples, de desconectar casi totalmente de la ciudad y la rutina pero que se quedaban grabadas gran parte del año, hasta el día de hoy, que aunque mis papás dejaron ya de ir hace unos años (sus amigos y primos siguen yendo y al mismo sitio ) ahora yo con familia vuelven las ganas de repetir la misma historia con mis hijas. (Incluso mis papás quieren volver al camping ♥️).

Se que entre los que me siguen puede haber muchos otros fanáticos de acampar, y algunos que aún no se han motivado. Así que pensé proponerles 5 campings exquisitos en Chile para que se motiven a probar esta experiencia porque de verdad que es increíble. 

 

Camping Pan de Azúcar: Este parque nacional en la III Región tiene un camping que es exquisito, son sitios a orilla de la playa, tienen baños separados en hombres y mujeres, y todos los sitios tienen su toldo y mesa para comer. Al estar dentro de una reserva, es un lugar muy tranquilo, ideal para desconectarse y lejos lo mejor que tiene es su playa, de arena blanca y agua cristalina. 

 

Camping Playa Blanca: Mi favorito por lejos y el lugar donde vacacioné por muchos años. Queda en la IV región, a 30 minutos de La Serena, y es un camping muy familiar. Tiene sitios a orilla de playa y otros en altura con árboles, dependiendo del gusto de cada uno. Nosotros siempre nos quedábamos a orilla de playa porque no había nada mejor que despertar, salir de la carpa y tocar la arena fría. Estás a un paso de la playa, que es exquisita, casi no tiene olas y muy cristalina. El camping tiene además un minimarket para abastecerse de todo, y para ir con niños es ideal porque es seguro y tiene hartas cosas entretenidas que hacer. 

 

Camping Puertecillo Norte: Para una escapada de fin de semana este camping es ideal, porque queda a 3 horas de Santiago. Para los que no lo conocen, Puertecillo es una localidad de la comuna de Navidad, y es ideal para los fanáticos del surf porque su playa de arena negra es famosa por sus olas. Este camping es de lo más antiguo de Puertecillo, porque ahora ya hay muchas cabañas y casas para todos los gustos. Pero el camping es muy rico porque queda en la misma playa, es muy familiar y todos los sitios cuentan con sombra, mesa, parrilla, luz y conexión eléctrica. 

 

Camping Los Copihues: Con mi familia solo una vez cambiamos el camping de Playa Blanca y probamos este camping en Puyehue. Es muy rico porque tiene cabañas y sitios para acampar, está a orillas de lago asi que puedes ir a la playa sin tener que agarrar el auto, y está inmerso en un bosque muy lindo. Tiene baños compartidps y privados, y todos los sitios tienen mesón, parrilla y conexión eléctrica. 

Camping Trafanpulli: Este camping no lo conozco pero me lo han recomendado mucho. Queda a orillas del lago Colico, en la región de la Araucanía. Todos sus sitios quedan directo en la playa, está rodeado de árboles, y todos cuentan con un sitio para comer techado, además de conexión eléctrica, fogón para asados y agua potable.